Tenemos el gusto de presentarles el número 8 de Cuadernos de Economía Crítica, la revista de la Sociedad de Economía Crítica de Argentina y Uruguay, que cumple ya cuatro años.

La revista está diseñada para disputar en el campo del conocimiento económico desde una perspectiva plural y heterodoxa. Para ello, nos hemos esforzado en incluirla en diversos índices y catálogos, que –con sus límites- ofrecen muestras de la seriedad del trabajo y permiten validarla ante organismos de ciencia y técnica. Al mismo tiempo, apostamos con convicción a una política de conocimiento abierto, por lo cual nuestra revista se encuentra en todo momento disponible en formato de acceso libre. La venta de los ejemplares en papel funciona como contribución de apoyo a este esfuerzo, que insume recursos sumamente escasos; pero no erige una traba para acercarse a su contenido.

Nuestros esfuerzos a favor de la construcción de miradas críticas y su validación en el campo académico es parte de una disputa con las autoridades universitarias y del sistema de ciencia y técnica por modificar la formación en economía, incorporando diversos enfoques y problemas que hoy brillan por su ausencia. En los sentidos comunes ligados a la economía el neoliberalismo avanzó con no poco éxito. Necesitamos personas formadas de manera crítica para intervenir en el debate público, en la elaboración y puesta en marcha de políticas públicas, en la gestión de proyectos productivos, entre otros espacios.

Esta apuesta de la SEC fue explicitada en el número 3 de nuestra revista y se concreta en este número en dos Intervenciones. En el actual contexto de ajuste sobre los organismos de ciencia y técnica, así como en la educación superior (que fue presentado en el número 6 de CEC), se intensifica la necesidad de defender una mirada plural. Las posiciones teóricas y políticas (así como las personas y grupos) que no forman parte de la ortodoxia se ven más expuestas a perder acceso a recursos, programas, subsidios e incluso remuneraciones.

El ajuste social y las reformas estructurales regresivas, claro está, exceden este ámbito. A una década del estallido de la crisis mundial, que arrastra contradicciones irresueltas, el magro crecimiento se acompaña de una desigualdad creciente. El malestar es tal que afecta incluso las estructuras de poder a nivel global, como se expresó, por ejemplo, en el fracaso de la Cumbre Ministerial de la Organización Mundial del Comercio, realizada a fines de 2017 en Argentina. Este año el país es también sede del G20, dispositivo creado para intentar ordenar la gobernanza global reuniendo a los países más poderosos – y eludiendo así foros multilaterales que incluyan a todos los países. De sus reuniones paralelas (side events) surgen hasta ahora pocas novedades, insistiendo más bien en viejas recetas contrarias al interés común de los pueblos. La SEC apoya y promueve los espacios alternativos de convergencia en la resistencia a estas políticas.

El gobierno argentino ha operado como buen anfitrión, impulsando un nuevo brío de liberalización externa que acompaña con un conjunto de reformas regresivas: previsional, tributaria, laboral y educativa (esta última aun sin proyecto en debate). Esta editorial se escribe mientras se negocia un nuevo acuerdo con el FMI, ejemplificando con claridad la persistencia de viejas ideas y propuestas sin ninguna ventaja para quienes vivimos de (intentar) vender nuestra fuerza de trabajo, golpeando particularmente a mujeres y jóvenes. Es necesario renovar las ideas para una sociedad más justa, para lo cual la pluralidad y el pensamiento crítico son herramientas indispensables

En ese sentido, queremos saludar la experiencia del movimiento feminista, que tras décadas de disputas, ha mostrado una gran capacidad de acumulación de argumentos y propuestas. Este arsenal se ha puesto a prueba en los debates por la despenalización del aborto, donde múltiples organizaciones están librando una dura batalla. Expresamos aquí nuestro apoyo en favor de esta iniciativa, que muestra cómo incluso en la adversidad es posible obtener conquistas.

Finalmente, este ejemplar sale a la calle cuando se cumplen cien años de la gesta cordobesa de la Reforma Universitaria de1918. El movimiento universitario enfrentóa las autoridades exigiendo una enseñanza democrática y libre de ataduras oscurantistas, y se extendió rápidamente por el país y por América Latina de la mano de Julio Antonio Mella, José Carlos Mariátegui y muchas otras personas comprometidas. En este centenario, la SEC levanta las banderas de la Reforma del 18 en defensa de la universidad pública y gratuita, abierta al pensamiento crítico, vinculada a las luchas populares y por el ingreso irrestricto de todas/os las/os jóvenes a sus aulas.

Para dar continuidad a estos y otros debates, les invitamos a participar de las XI Jornadas de Economía Crítica, que se realizan los días 6, 7 y 8 de septiembre en la Universidad Nacional del Litoral, Santa Fe. Y, por supuesto, a leer las páginas que siguen.